Como juzgué a mi cuerpo y me reconcilié con él.

¡Ay!, ¿qué le pasó?,  ¿a quién se comió?, ¡pero tan flaca que estaba!, ¡que pellejuda quedó!…  Frases como éstas,  hacen que alguien se sienta insegura y vulnerable  ante su propio cuerpo e imagen y aun peor cuando estas frases vienen de sus propios pensamientos. Creo que todas en algún punto en el tiempo, hemos pasado... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: