¿Hábitos para mamás más felices?

Cuando somos mamás estamos tan ocupadas tratando de mantener una familia sana y feliz, que olvidamos cuidar de nosotras, pasamos días siendo productivas, otros siendo un caos, nos ahogamos y buscamos desesperadamente encontrar ese punto de equilibrio que permita más espacio para la felicidad en nuestros días.

Ser feliz, es una elección…es como vemos la vida y que hacemos o como reaccionamos cuando nos enfrentamos a ciertas circunstancias, entonces ¿existen hábitos que como madres podamos adoptar en nuestro día a día para ser más felices? ¡SI ES TU ELECCIÓN hacerlo creo que si. Podemos ser más felices o al menos podremos fluir mucho más tranquilas!. ¿Cuál será la clave?…formar nuevos y buenos hábitos:

  • Pide ayuda: Es importante pedir ayuda cuando la necesites. Podrías pensar que puedes hacerlo todo, pero ¿por qué querrías hacerlo? Todos necesitamos ayuda a veces, y cuanto más dispuestos estemos a aceptar esa ayuda, más felices seremos.
  • Es muy importante que te tomes un tiempo para ti mismo. Y asegúrate de hacer que este tiempo a solas sea de una manera periódica y forme parte de tu rutina. Tómate el tiempo para tomar un baño largo, leer un libro, hacerte un tratamiento facial o lo que sea que lo ayude a relajarse.
  • Comer y dormir bien: Probablemente lo hayas escuchado antes, pero asegúrate de comer y dormir bien. No serás buena madre, sino te cuidas adecuadamente, toma tu tiempo. Recuerda, tu salud física, tu salud mental, comer, ir al baño, dormir tus ocho horas: NO SON UN LUJO, son las necesidades básicas de todo ser humano.
  • Haz algo de ejercicio: Hacer ejercicio tiene muchos beneficios para su salud física y mental. Por supuesto, eso no significa que siempre lo disfrutes o encuentres tiempo para ello. Pero tal vez encuentres algo en lo que tus hijos puedan participar…nosotros nos salimos a caminar todos los días al atardecer.  
  • Desarrollar una rutina: Las rutinas nos dan una sensación de control y paz porque son predecibles. Diseña mañanas que permitan tener más tiempo para todo lo que quieres hacer durante el día y sobre todo tiempo para ti.
  • Ser flexible. Sobre todo, cuando eres demasiado rígida con las normas en casa… ¿Qué pasa si un día sales de lo planeado en tu menú semanal? ¿y si los niños se acostaron media hora más tarde? ¿Y si adelantas el postre? …Quizá en un día estresante, eso sea la salvación, no solo para tu familia, sino también para ti. Permitirte ser más flexible.
  • Deja de presionarte. Las mamás tenemos un problema muy fuerte con la autoexigencia, tener la comida a cierta hora, la casa siempre perfecta, estar arreglada antes que todos, no equivocarte, no olvidar fechas importantes, el pago de las facturas…y pummmm pensamos que en cierta forma necesitamos ser supermamás. Pero eso no es cierto. No somos perfectas, no necesitas ser tan exigente contigo misma, permítete fallar, salir del plan y soltar… ¡No puedes hacerlo todo!  
  • Planea tiempo en familia: Pasa tiempo con toda tu familia. Vayan juntos al parque, tengan una noche de películas o juegos familiares.
  • Asegúrate de mantener los “dates” con tu pareja
  • ¿Tienes amigas mamás?, ¡pasa algún tiempo con ellas! Cuando tienes amigos que pueden relacionarse contigo y que necesitan tiempo fuera tanto como tú, hace que los momentos sean más significativos y relajantes. Ve a tomar un café con ellos, disfruten el chisme y unos chilaquiles juntas.
  • Busca un pasatiempo: ¿Tienes un pasatiempo que has estado descuidando últimamente? ¿O uno que te gustaría probar? Ya sea que se trate de pintura, fotografía, escritura, tejido o cualquier otra cosa, intenta recuperarlo nuevamente. Te sorprenderás lo relajante que puede ser crear algo con tus propias manos.
  • Concéntrate en lo positivo
  • Elige tus batallas: No se puede ganar todo el tiempo. Si intentas pelear cada batalla, te agotarás.
  • Se más agradecida
  • Deja de compararte con otras madres.  No es saludable y tienes que centrarte en lo que es mejor para ti y tu familia. Ocúpate de tus propias decisiones.

¿Estas listas para fluir mejor? ¿estás dispuesta hacer cambios en tus hábitos? Pide ayuda, planea, se amable contigo, con los demás, elige tus batallas, comunícate con los tuyos, ama lo que eres, lo que tienes y a quienes están contigo, no te compares ni compitas, perdona, olvida, honra tu cuerpo y tu mente…¡Cuídalos!. Tus hijos merecen lo mejor. Tu mereces lo mejor.

Quizá te pueda interesar:

#MamáTambienLee | Atomic Habits. Disponible en: https://mashabblog.com/2021/04/08/mamatambienlee-atomic-habits/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: