#MamáTambiénLee | Un Mal Nombre

“Yo, Elena Greco, hija del conserje, a los diecinueve años me disponía a salir del barrio, me disponía a dejar Nápoles. Sola.

Un Mal Nombre. Elena Ferrante

El día de hoy les traigo el segundo libro de la saga “Dos amigas” ; “Un mal nombre”, escrito por Elena Ferrante. (Aquí puedes encontrar la reseña del primero libro para que tengas un poquito más de contexto). En este volumen, la autora nos sigue regalando un retrato detallado de Nápoles, un viaje de verano, el seguimiento y la transformación de la amistad entre Lila y Lenú, el amor, el dolor y su propio “viaje” de autodescubrimiento que las convertirá en jóvenes más fuertes que luchan (o eso piensan ellas y muy a su manera) contra el destino y el control de sus propias vidas.

Lectura Recomendada

Si leíste y te gustó “La amiga estupenda”, estoy segura de que estás ansiosa de saber que ha pasado con Lila y Lenú, Aquí nos encontraremos con más sobre su amistad tan compleja, la ansiedad de Lila, episodios de violencia normalizada, las angustias de Lenú y las manifestaciones de envidia-apego-curiosidad-celos-competencia y necesidad de ser más entre ellas.

El libro es brillante, es una novela inteligente y emocional que disfrutarás de principio y a fin y como a muchos nos pasó con la primera entrega, te quedarás deseando más de esta historia y estarás lista (después de un descanso), para leer el tercer libro…

Te dejo algunas frases que me gustaron de esta novela:

  • “Me cautivaron tanto el orden como el desorden, y cuanto más leía más engañada me sentía”

“Nos habíamos criado pensando que un desconocido no debía rozarnos siquiera, pero que nuestro padre, nuestro novio y nuestro marido podían darnos bofetadas cuando quieran, por amor, para educarnos, para reeducarnos.” Un Mal Nombre. Elena Ferrante #MamáTambiénLee

  • «Nos convertimos en un grupo de cinco chicos que con poco o nada se divertían…”
  • “Se le saltaron las lágrimas y murmuró que Lila debería haber estudiado, que era su destino. Pero mi marido no quiso – añadió -, y yo no supe oponerme; entonces no teníamos dinero, sin embargo, habría podido ser como tu…”
  • “Pero si no quieres sufrir más, no esperes otra cosa. Cuando más afecto y estima nota Lina a su alrededor, más cruel se vuelve. Siempre ha sido así”
  • “Desde hacía tiempo. Lila sabía que las personas se dicen mentiras para defender de la verdad de los hechos, pero se sorprendió de que su marido estuviera en condiciones de mentirse con tan gozosa convicción”
  • “Me repitió varias veces que, si nos dedicásemos con asiduidad a cada niño pequeño del barrio, al cabo de una generación todo había cambiado, ya no existirían los listos, los incapaces, los buenos y los malos”

«¡Cómo era posible que, a mí, a mí, estuviese por tocarme en suerte lo que Lila y yo habíamos planeado hacer juntas?» Un Mal Nombre. Elena Ferrante. #MamáTambiénLee

https://amzn.to/3gzbRTV

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: