Sobreviviendo al caos. ¿Cómo puedes dejar atrás el desorden y ser mucho más organizada?

Como mamás siempre estamos corriendo, siempre de prisa, en friega…siendo multitarea, porque nos programamos que podemos ser multitarea. Rara vez nos quedamos quietas, todo sale como pensamos hasta que una cosa (o cinco) se salen de control y lo que creíamos en orden total y los horarios, la organización de la casa, tu trabajo, la comunicación con los tuyos se viene “abajo”. Casi todas hemos experimentado alguna fase caótica en un punto de nuestras vidas: Cuando llegó aquel puesto de trabajo y tuviste que viajar constantemente, cuando estabas recién casada viviendo con tu marido, la mudanza, la llegada de los hijos, cuando tuviste que priorizar, hacer renuncias temporales o hacerte de la vista gorda ante la desorganización que se te venía encima.

Crecí con una madre que es una excelente ama de casa. Mantiene la casa ordenada y limpia en todo momento, antes tenía una boutique y tienda de regalos que ella misma atendía al mismo tiempo que educaba a 5 hijos, siempre cuidando su aspecto personal y teniendo tiempo para sus cosas… aunque no soy como ella, le he aprendido muchísimo y hoy te quiero contar cómo haciendo pequeños cambios en tu rutina diaria, puede volver la calma y el orden…con todo y ese montón de cosas que como madre -y todos los roles que desempeñas-, puedes hacer

  • No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy: Si durante el día no pudiste avanzar mucho con la organización de tu casa…hazlo antes de acostarte. De verdad, cuando te despiertes con una casa limpia por la mañana lo agradecerás.
  • Delega e involucra a tu familia. Todos viven en la misma casa y todos deben de tener responsabilidad en su limpieza y organización. Aprende a delegar tareas a tu esposo e hijos.
  • Simplifica y prioriza: Tómate un tiempo para revisar tu rutina actual para ver la manera en que puedas simplificar la lista de tareas, pedir apoyo o pagar porque te ayuden. (También es muyyyy válido). ¿Hay solo una tarea que puedes realizar completa y decir uffff ya me siento mucho mejor? …enfócate en hacerla.
  • Organizar y limpiar a profundidad una sola vez.  Tómate un día para hacer una mega depuración, tirar, donar o  poner cada cosa en su lugar, redistribuir espacios y dejar de estar abrumada por el desorden. (Yo me agobio mucho, cuando veo muchas cosas fuera de su lugar, sobre todo con papeles, papelitos, que vamos acumulando)
  • Palabras mágicas en casa. ¿Se cayó? – se recoge. ¿Se usó? – se lava. ¿No sirve?- se tira. ¿Ese es su lugar? – se guarda.
  • Tómate tiempo para ti. Busca algo que te guste, que te traiga paz. Porque aún en esos días en donde las cosas no fluyan, la casa esté patas arriba, tus hijos no dejan de hacer berrinches…al menos, todavía lograste hacer algo tuyo.

A veces venimos cargando con viejos hábitos arraigados que no nos dejan avanzar, a veces es el cansancio y hastío, pero  es necesario que  te digas a ti misma que es posible hacerlo  y sobre todo que involucres a todos los integrantes de tu familia en el proceso y ojo aquí….no solamente habló de organizar o limpiar una casa, sino aligerar esa mochila que como mamá, muchas veces estamos cargando solas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: