Un día gris. Cuando la tristeza llega sin ser invitada

Hoy se cumplen 4 meses, 4 días de estar en casa. Llegó el verano, los días me parecen eternos y confieso me siento un poco ahogada en la frustración.

Hoy es uno de esos días en los que realmente intenté mantenerme motivada y en paz: me subí la moral yo solita, me arreglé, usé ese vestido de colores alegres que tanto me gusta y fluí…pero así de “porrazo”, sin avisarme, sin pedirme permiso la tristeza llegó a darme el bajón.

Tengo salud, armonía en mi hogar, una familia unida, motivación para mis proyectos, comida y techo…no tengo excusa para quedarme ahí, pero ¡que carajos así me siento, estoy triste! Siento la necesidad de descansar, de escribir y llorar…que todo esto acabe, dejar de tener miedo y dejar de extrañar.

Hoy fue uno de esos días para mi, no siempre puedo controlar el tiempo, lo que pasa a mi alrededor, ni como me siento. Quizá son los días calurosos, quizá mi próximo cumpleaños, mis hormonas a mil o los días de encierro…pero aquí estoy contándoles esto porque no solo se comparte lo lindo…Soy imperfecta y
mis emociones son reales.

(Mañana se me pasa, las abrazo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: