El amor después del amor | Cuando llegan los hijos

Todo inició con un café de oficina, nos hicimos amigos, reímos, nos coqueteamos y decidimos quedarnos porque nos enamoramos. Llegó la boda, los bebés, la lucha, el esfuerzo…y nuestra carga de trabajo creció y de pronto estábamos tan agotados por el cuidado, la limpieza, las facturas por pagar, que ni cuenta nos dimos que nuestro amor cambió.

Todos hemos estado allí, los hijos cambian nuestra relación, así tan sencillo. Ni mi esposo ni yo somos la misma persona que éramos, pero elegimos amar y seguir …ahora vamos encontrando nuevos aspectos de nosotros, de nuestra relación, nuestra complicidad que nos hacen permanecer aún en la rutina, en los altibajos, los malabares y la cotidianidad.

Todo cambia, la etapa del aquel enamoramiento ya paso, llega el amor maduro, en donde estamos a tiempo de tomar medidas realistas para fortalecer aún más los cimientos de nuestra relación:

  • Buscamos tiempo de calidad. Un simple café por la mañana, una cena los sábados en casa. La idea es hacer de nuestro tiempo una prioridad…sea como sea.
  • Demostramos nuestro afecto. De verdad, algunos actos de amor y espontaneidad no toman mucho esfuerzo o tiempo, pero demuestran que nos aman e importamos.
  • Conectamos. Una pareja que es capaz de escuchar y de resolver problemas, entender los sentimientos de los demás, compartir ideas y trabajar, siempre será capaz de mantener vivo el amor, mientras los niños crecen.
  • Somos sensible a la necesidad de tiempo para nosotros…así continuaremos el arduo trabajo que se necesita para criar a los hijos y mantener a flote a la familia.
  • Nos cuidamos entre nosotros. Somos un equipo fiel y coherente, que se respeta, y se respalda.

Ver a mi esposo aquí y ahora, ver su esfuerzo para darnos todo y ver la forma en la que ama y protege a sus hijos por sobre todas las cosas, me hace valorarlo y desearlo aún más. Un día, nos despertaremos y nuestros hijos estarán ya lejos de nosotros, crecerán y formarán sus propias familias y cuando eso pase…estoy segura que estaremos él y yo de regreso…como comenzó todo, con un café y reconociéndonos uno a uno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: