Lo mejor de los dos mundos

Yo solía sentirme satisfecha con mi vida profesional; Durante casi 13 años logré ser respetada por ser comprometida, responsable, dura a la hora de negociar con proveedores y muy estricta en el cumplimento de procesos y normas, pero a medida que intentaba tener mejor sueldo, mayores responsabilidades y que mi carrera de alguna manera despegara, apenas tenía tiempo para mis hijos y fue cuando decidí que algo tenía que cambiar.

Cuando renuncié a mi trabajo, muchas personas fueron muy directas conmigo sobre mi decisión; Si otras compañeras podían balancear y hacer malabares con sus carreras e hijos, ¿por qué no iba a poder hacerlo yo… yo no tenía el perfil para ser “señora de casa” y seguramente regresaría pronto a mi trabajo.

Renunciar no fue una decisión fácil, pero después de buscar oportunidades y escenarios que me permitieran conciliar el tiempo entre mi familia y la oficina, dos niños de guardería que ahora eran cuidados por sus abuelos, una pérdida a las 18 semanas y un nuevo embarazo, fueron lo que me dieron la razón: yo quería estar en casa con mis hijos, no quería seguir perdiéndome de momentos importantes, quería educarlos, disfrutarlos y por fin enfrentarme a retos como mamá de tiempo completo. Y así fue como finalmente logré lo que siempre había deseado: un verdadero hogar, una familia 24/7.

Han pasado ya 4 años desde mi decisión y aunque amo estar con mis niños, debo confesar que las cosas no han sido fáciles ni perfectas y constantemente me invade el sentimiento de culpa y la presión por tratar de justificar mi nuevo estilo de vida y mi falta de contribución financiera a mis amigos y antiguos colegas, además ocasionalmente llega la nostalgia por no poder conocer el potencial que pude alcanzar profesionalmente.

De verdad, (lo juro), no me pesa ni me arrepiento  de nada y aunque sé que no soy ni la primera ni la última mamá  que ha decidido quedarse en casa o seguir trabajando, deseo algún día sentir que he logrado el equilibrio: Quiero estar cuando mis hijos me necesiten, quiero asegurarme que sepan que no hay nada más importante para mí que ellos,  pero también quiero que estén orgullosos de mí y sepan que mamá tiene sueños y metas en pausa que no alteran en nada mi amor por ellos…quiero lo mejor de ambos mundos.

2 comentarios sobre “Lo mejor de los dos mundos

Agrega el tuyo

  1. Al cuidar a tus hijos de tiempo completo contribuyes financieramente a tu casa, si tú no estuvieras se tendría que gastar en quien los cuidara. Los niños son capital humano de todo país , al cuidarlos y formarlos tú estás contribuyendo al futuro de México. Tengo seis años dedicada a mis hijos y sé que habrá tiempo para otros proyectos después, el proyecto principal en este momento de mi vida son ellos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: