Como juzgué a mi cuerpo y me reconcilié con él.

¡Ay!, pero ¿Qué le paso?,  ¿a quién se comió?, ¡pero tan flaca que estaba!, ¡que pellejuda quedó!,  Sus caderas no mienten, se le ve fatal ese bañador…  Frases como éstas,  hacen que alguien se sienta insegura y vulnerable  ante su propio cuerpo e imagen y aun peor cuando estas frases vienen de tus propios pensamientos.

Creo que todas en algún punto en el tiempo, hemos pasado por esta situación;  Yo fui aquella jovencita de cuerpo delgado, que celebraba a nombre de su buena  genética y  metabolismo, sin embargo  esa jovencita no consideró los cambios que vendrían  en su cuerpo por las hormonas y la   maternidad;

Soy mamá de 3, los primeros dos embarazos con cuatro años de diferencia entre sí, pasaron muy tranquilamente, subí muchos kilos, mismos que bajé inmediatamente, mi piel era tan noble que no hubo estrías ni piel floja en mi abdomen, mi viejos jeans de pierna ancha siempre me esperaban  y sabían que no los iba a defraudar. Pasando los años llegó el momento de un tratamiento hormonal para poder embarazarme de un tercer hijo, el embarazo llegó, sin embargo a las 17 semanas perdimos al bebé, quedando en una profunda depresión,  con un cuerpo lleno de hormonas,  un sobrepeso “descomunal”  y una autoestima por los suelos.

Pocos meses después, llegó la cereza del pastel, nuestra niña arcoíris. Era tanta mi felicidad que los cambios en mi cuerpo ya no me quitaban el sueño y aunque no lo crean, tampoco el hambre, sin embargo pasando los años me empecé a sentir sensible respecto al tema; Mi nueva figura estaba muy alejada de quien fui tiempo atrás, miraba muslos sin firmeza, senos que empezaban a sufrir los efectos de la lactancia extendida, unas caderas adornadas con estrías y un par de centímetros extras en cada ángulo de mi persona.

Ha sido un proceso lento y terapéutico, aún me encuentro quitando viejos vicios, cambiando hábitos y empezando nuevamente a ejercitarme,  a tratar de  ajustar esos malos pensamientos; Yo valgo por lo que soy, no por mis abdominales o rollitos y no te miento, claro que hay días, en lo que la batalla continua, pero trato de no aferrarme a lo negativo, soy feliz y disfruto lo que veo en el espejo. ¿La fórmula? , es simple,  soy hermosa,  cada parte de mi cuerpo es perfecta, única y especial. Mi cuerpo dio vida  y no lo pienso castigar, ni juzgar ni mucho menos esconder.

A darle gusto al cuerpo

(*Corre por el bikini y ríe histéricamente)

 

25 comentarios sobre “Como juzgué a mi cuerpo y me reconcilié con él.

Agrega el tuyo

  1. La eterna lucha diaria… entre la aceptación y la mercadotecnia. Aún y cuando el tema de la aceptación de nuestro cuerpo avanza cada día más, a pesar de que el photosop es cada dia mas evidente en portadas de las revistas y más voces se unen a este movimiento (Hunter McGrady, Ashley Graham por mencionar algunas) no es tan facil. Creo firmemente que uno debe ser consciente (de su cuerpo, de sus habitos, de sus alcances y de sus limitaciones) para poder llegar a la plenitud y la aceptacion… un dia a la vez! Soy hermosa y me amo!!!!

    Le gusta a 1 persona

  2. Hola! Me gusto mucho el post, nosotras somos nuestras peores enemigas y las revistas, anuncios.. No ayudan mucho, nos acomplejan mas aún. Yo cuando deje de fumar engorde muchísimo y ahora estoy intentado volver a mi peso, me costó mucho aceptar mi nuevo cuerpo pero por suerte tengo a mi chico que me subía la moral cada día. Besos

    Me gusta

  3. Muy buen articulo. Ahora yo estoy pasando por ese momento que dices de ser madre y que tu cuerpo cambia y coges esos kilillos y te ves peor, y la verdad es que me ha ayudado tu post para darme cuenta el cuerpo cambia y debemos aceptarnos porque hay cosas mejores como el ser madre . besos

    Me gusta

  4. Toda la razón en tu post somos estereotipos de la belleza y al mismo tiempo esclavas de nuestro cuerpo, pero nuestros cuerpos no definen quien somos si no nosotros mismos. Me ha gustado mucho tu experiencia me alegro que vuestra pequeña llegase a vuestra vida.

    Me gusta

  5. Toda la razón en tu post somos estereotipos de la belleza y al mismo tiempo esclavas de nuestro cuerpo, pero nuestros cuerpos no definen quien somos si no nosotros mismos. Me ha gustado mucho tu experiencia me alegro que vuestra pequeña llegase a vuestra vida.

    Me gusta

  6. Tesoro, yo no he tenido hijos y aun asi recuerdo que era preciosa con 18 o 20 años. incluso con 32 despues de dejar a mi ex novio… adelgace mucho y estaba bien dura.
    Cierto que siempre he tenido la costumbre de qutarme el sijetador nada mas entrar en casa….Asi que la madre naturale y la gravedad han hecho su trabajo. Ultimamente me dio por comer mucho dulce y engorde que parece que estoy embarazada de 5 meses….. Tengo una barriga dura y redondita.
    Ya estoy comiendo mas limpio y suprimiendo alimentos que sé que no me benefician o dandome un caprichito de vez en cuando.
    como dice la cancion de la Bella y la Bestia” la belleza esta en el interiosr”. Si amor, pero tambien en el exterior, todas lo vemos y queremos ser la que fuimos y nos esclavizamos… Nos exigimos mucho.
    Creo que lo mas importante es amarnos a nosotras mismas. Estoy harta de escucharlo. Si tu no te quieres y no te valoras, ¿Quien lo va a hacer? Somos mujeres…Al poder!!

    Le gusta a 1 persona

  7. Ver cómo nuestro cuerpo cambia y ver que no somos quienes solíamos ser, puede ser un proceso lento de aprendizaje, reconciliación y amor propio. Yo hace tiempo deje atrás la meta de tener ciertas medidas o cierto cuerpo y ahora me enfoco más en estar sana, feliz y amada. He aprendido poco a poco a aceptar las cicatrices en mi cuerpo y a comprender que son parte de mi historia. Un abrazo ❤

    Le gusta a 1 persona

  8. Pues yo estoy mas bien gordita, claro que me gustaría adelgazar pero de momento me acepto como soy, no me crucifico por eso, pero claro es una lucha diaria, necesitamos vestir y las tiendas de ropa no nos lo ponen fácil, aunque la cosa va mejorando poco a poco….

    Me gusta

  9. bien dicho, o mejor bien escrito, me ha encantado, cada uno debe estar feliz con lo que tiene, con su cuerpo y quererse mucho, da igual lo que piensen o digan los demas, la belleza no es solo fisica, y hay que valorar otras cosas, y a quien no le guste, que no mire

    Me gusta

  10. Me ha gustado mucho tu reflexión y sí, creo que muchas se habrán sentido identificadas con tu historia. Yo casi pero no del todo ya que nunca fui pellejuda! Lo importante es estar bien y aún más sentirse bien, lo que digan lo demás está demás! Muakss

    Me gusta

  11. Totalmente de acuerdo con esto, hace un año fui madre y me decía…bueno poco a poco volverás a estar como antes, un año después…he bajado de peso pero ni por asomo soy la chica delgada y tampoco he recuperado mi talla pero…ahí estoy, es cierto que cuesta mucho pero cambiar el chip y pensar que me debo cuidar por mí misma no porque me quede bien el bikini. Gracias!!

    Me gusta

  12. Hola! Pues yo no quiero ser hipócrita y decir que la belleza esta en el interior… Yo me rompi un pie y he engordado 7 kilos y me siento gorda, fea, e insegura…
    Y vamos, are lo imposible por volver a mi peso…
    Yo creo que hay que cuidarse, siempre en unos limites y si no hay problemas de salud que lo impidan…
    Quizás sera que no soy madre y mis prioridades son otras, pero … de momento …

    Gracias por el articulo !

    un beso

    Me gusta

  13. Por desgracia, estemos más gordas o más delgadas siempre nos van a juzgar… así es esta vida, siempre nos sacarán defectos.
    Es totalmente lógico que con un embarazo engordes, lo hacemos todas las mujeres el ley de vida. Y poco a poco has ido recuperando tu peso. Lo más importante es que te sientas a gusto contigo misma!

    Un besote,
    Fanny.

    Me gusta

  14. Hola guapa
    Ay me he sentido muy identificada con este post. Yo no he pasado por ningún embarazado aún pero mi cuerpo también cambió y al principio me costó mucho aceptarlo y, presionada por mi entorno, fui realmente dura conmigo misma
    Ahora me he dado cuenta de lo realmente importante, empece a aceptarme y a quereme de nuevo y curiosamente al irse toda la presión mi cuerpo también mejoró. No soy la de antes pero si me quiero como antes
    Un besazo

    Me gusta

  15. Hola waoa! Yo estoy muy contenta con mi cuerpo, siempre lo he estado. Me siento muy bien y cómoda con él y si a alguien no le gusta que no mire. Pero creo que sentirse buen,con,una misma tanto por dentro como por fuera es lo mejor!
    Bss

    Me gusta

  16. ¡Hola, guapa! Si te digo la verdad, a mí las revistas y las súper modelos me dan exactamente igual. Si ellas están a gusto con su cuerpo, genial. Pero a mí no me influyen para nada. Hace algunos años, no estaba cómoda con mi cuerpo, pero, finalmente me di cuenta que era una increíble tontería y que me estaba amargando por nada. Si no estás contenta con tu cuerpo, cambia los hábitos y haz deporte. Lo importante es que nos queramos a nosotras mismas. 🙂

    Me gusta

  17. La verdad es que lo más importante es como te sientas contigo misma, por supuesto a lo largo de nuestra vida nuestro cuerpo cambia, pero no hay que tener miedo al cambio y lo mejor de todo es que si algo no te gusta de ti, puedes intentar cambiarlo, pero siempre primero desde la aceptación y buscando estar saludable como principal objetivo. Muy chulo tu post. Un besazo desde Enbotedebote

    Me gusta

  18. Hola hermosa!!
    Estas totalmente en lo correcto, nuestro cuerpo cambia con la maternidad y debemos amarlo pues es un valioso cuerpo, a veces nos dejamos influenciar por los modelos de revistas que nos obligan a pensar que debemos ser delgadas y con un cuerpo perfecto, pero nosotros y nuestros cuerpos son unicos.

    Me gusta

  19. Aissss pero qué duras somos con nosotras mismas, eh? a mi también me ha pasado lo mismo y ostrás! que equivocadas estamos al odiar alguna parte de nuestro cuerpo, al anhelar ser lo que fuimos y sobretodo a aceptar la imagen de mujer 10 que nos proyecta la sociedad.

    Todas somos bellas, porque todas somos únicas y nuestros cuerpos tienen sus historias, cada estría o cada cana tiene un porqué y forman parte de nuestra Historia, de nuestra Identidad.

    Y tenemos que amar a nuestros cuerpos, a nosotras mismas! complejos fuera en 3,2,1…YA!

    Un abrazote!

    María CreeyCrea
    De EntreLibrosyEbooks

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: